Pasodoble sobre el Colegio | Una Crítica Necesaria

Pasodoble sobre el Colegio | Una Crítica Necesaria

Hace años que soy aficionada al carnaval gaditano, una fiesta popular en la que —mejor o peor— diferentes autores hacen su honor y crítica a lo que, personalmente, les resuena en el alma.

En el año 2019 falleció el que, sin duda, era mi autor favorito: Juan Carlos Aragón Becerra; un fenómeno poeta que plasmaba con descaro, rebeldía y elegancia lo que muchos —incluida yo— pensamos acerca del mundo y sociedad actuales.

Fue en el 2016 cuando vio la luz este pasodoble, repertorio de semifinales de la Comparsa La Guayabera, que critica abiertamente a la «educación» oficial y al colegio. Aún a día de hoy —y pese a haberlo escuchado en numerosas ocasiones— me sigue emocionando. Espero que disfruten de su letra e interpretación tanto como yo lo hago cada vez que vuelvo a encontrarme (y perderme) entre sus versos.

Letra:

Los niños juegan, los niños duermen, los niños sueñan… Nosotros no.

No les contemos la gran mentira de nuestra vida: la educación.

La vida que van a vivir no es un cuento de hadas ni de fantasías, con final feliz donde los buenos ganan, sino una batalla, una pesadilla… Una putada.

La educación esconde lo falso que es el mundo, y hasta donde son de malvados los hombres, y de esa misma manera escondida, te hacen un tonto a su medida.

La educación no es ningún privilegio, sino el castigo de la sociedad, la que invita que los niños vayan al colegio, para que luego un maestro les diga: «esto está bien…, lo contrario está mal»; si obedeces se te premia, si no te castigan.

La educación oportuna, la dormidera perfecta, siempre ha sido la vacuna contra el niño que protesta, contra el que mira de frente y rápido aprende a decirnos que no, porque en su inocencia libre, saben que un mundo mejor, hace falta y es posible. Con esto quiero decirles a los niños de mi alma que ser rebeldes con los que mandan no es una falta de educación.

Si la bondad y el cariño, su inocencia y su mirada; si fueran niños los que mandaran y los que educaran a la humanidad, seguro que en la tierra no habría maldad y en el mundo la paz algún día reinaba.

Autor: Juan Carlos Aragón Becerra

Escribe un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *